دست ناپیدا گریبان می کشد ‎من پی دست و گریبان می روم

2019

Performance 

Para la inauguración del nuevo espacio de Charsoo Honar, en Teheran (Iran), en el marco de la exposición But we don’t leave pyramids, comisariada por GAPS, y el Tehran Curatorial Symposium, «The curator as a translator».

¿Podemos decir que cuando reformamos un espacio estamos cambiando su significado? Y, si es así, ¿podemos considerar que los obreros y los técnicos que trabajan en dicha reforma son traductores? 

El 4 de enero de 2019, el instituto de arte y cultura Charsoo, de Teheran (Iran), inauguró un nuevo espacio: una de las casas más antiguas del distrito 6 de la ciudad; una casa de unos 90 años que hasta entonces se había usado como vivienda. Cuando el señor Saeed, director de Charsoo, quiso ubicar su instituto ahí, un equipo de obreros empezaron a transformar el espacio para convertiro en lo que tenía que ser un centro de arte. Levantaron el suelo, cubrieron las paredes con pladur y las pintaron de blanco, cambiaron las bombillas que colgaban del techo por fluorescentes de luz neutra. Mientras todo esto ocurría, la actual propietaria de la casa, que la compró en 1966,  compartió con Golnoosh Heshmati (comisaria y miembro del colectivo GAPS) y el señor Saeed, algunos detalles sobre su relación personal con aquella casa. Entre otras cosas, confesó que ella siempre había querido vivir ahí, pero que diversas dificultades se lo habían impedido. Dijo que ahora es el destino del señor Saeed el de ocupar ese espacio y llenarlo de vida. Para expresar sus sentimientos en relación a esa situación, la propietaria leyó los siguientes versos, que dan título a esta performance:

دست ناپیدا گریبان می کشد ‎من پی دست و گریبان می روم

Recogí estas memorias; capas de la historia más antigua y más reciente de las transformaciones de esa casa, y las ubiqué sobre un plano del edificio que luego usé como guión para una serie de performances. En ellas, una persona se paseaba por la casa. Cada vez que se cruzaba con alguien en alguno de los puntos concretos en los cuales, según el plano, había ubicada una memoria, compartía dicho recuerdo con tal persona, como si fuera un comentario que llega de la nada.

Agradecimientos infinitos: GAPS (Sofía Corrales Akerman, Golnoosh Heshmati, Flavia Prestininzi), Mr. Saeed, la propietaria de la casa, Yekta Tarki, Fereshte Moosavi, Ameer Hosayn Taqeeloo, Alidad, la madre de Golnoosh, Samin Foroughi, Bombon Projects (Bernat Daviu i Joana Roda), Bea Espejo.